Tag-Archive for » percepciones «

VACACIONES…¡¡SI!!

La verdad es que la palabra ‘vacaciones’ suena siempre bien. Mentalmente a mi me lleva de forma casi instantánea a los periodos largos (parecían largos) de mi infancia y de mi juventud, sin tener que estudiar, donde las actividades diarias eran otras que las rutinarias de siempre, a veces inesperadas, algunas aburridísimas, otras inolvidables por la cantidad de emociones que despertaban en mí. En fín…que os voy a contar. En resumen, muy apetecibles.

Como profesional, las vacaciones han sido siempre un periodo demasiado corto (y en la actualidad, más corto todavía, ya que nos hemos acostumbrado a partirlas, y no las disfrutamos todas juntas, al menos la mayoría de los padres).

¿Y que ocurre en las familias con niños con TDAH? Todos los niños, en general, habiendo  permanecido durante varios meses en un ambiente regulado, sienten la necesidad de ‘sentir’ las vacaciones como un periodo donde no se madruga, un tiempo en el que las obligaciones cotidianas no han de cumplirse.

Los nuestros podrán seguramente participar de esa alegría pero al cabo de unos días, se sentirán perdidos. Porque ese orden, esa rutina son también una brújula que les orienta. Lo que para nosotros como padres supone poder permanecer perezosamente en la cama, decidir sobre la marcha lo que se hará en el día…sentirnos libres…, para ellos se puede convertir en una pesadilla y un caos. Porque son muy dependientes de un entorno previsible, reglado, organizado como el de un colegio.

¿Cómo combinar estas dos situaciones, como hacer armónicas dos percepciones tan antagónicas? Cómo líderes en esta aventura, los padres nos tenemos que focalizar en procurar a nuestros hijos paz y equilibrio para que ellos también estén tranquilos y disfruten, para que sean felices. Aquí sugiero unas pautas:

1.- Mantener en lo posible los horarios. Me refiero sobre todo los del despertar y las comidas. En España, es costumbre relajar este punto. No debería ser un problema, mientras el horario de verano sea constante durante esos meses.

Resalto que para los pequeños esto supondrá horas de sueño y una regularidad más que positivas para su cerebro. Para los más mayores, además, representa un punto de referencia añadido.

Le podemos procurar creatividad a este tema, dibujando, poniendo fotos, o pidiéndoles (según su edad) que colaboren en la elaboración del plan familiar.

2.- Programar todas las actividades posibles y anunciarlas con tiempo para que puedan procesarlas y entender los cambios. ‘El jueves iremos a casa de tus tíos para cenar a las 21h’. Cuanto más precisos mejor, cuantas menos sorpresas mejor.

3.- Nuestros niños son grandes aficionados (¿o podría decir profesionales?) a la televisión, el ordenador y demás juegos electrónicos. El tiempo de dedicación ha estar acotado, y habrá que buscar:

- iniciativas de deporte (positivo para todos nosotros) para quemar energía y asegurar un sueño reparador. Hay mucho que desarrollar en este campo para niños con TDAH, pero ya existen campamentos, asociaciones, con propuestas muy interesantes que resultan ser experiencias muy positivas para ellos.

- Si tenemos la suerte de haber identificado lo que a ellos les apasiona busquemos espacios para que experimenten y se desarrollen. Deportes, música, teatro…Y añado, como opinión muy personal: no olvidemos el voluntariado (a partir de cierta edad). No solo verán situaciones y escucharán historias que les harán ‘pensar’. También irán aportando información a sus mapas mentales que les hará más sólidos en el futuro. Me refiero, básicamente, a valores.

4.- Todos los niños quieren demostrar, para ciertas cosas, que lo que tienen entre manos está bajo control. ¡Que bueno!. Pero no hay que confiarse. Seamos muy observadores en cómo se desenvuelven, reforcemos sus comportamientos positivos y no permitamos que lo que no resulte como previsto sea causa de paralización. De lo que sale bien, se disfruta. De lo que sale mal, se aprende.

Claro, todo esto supone más tiempo con ellos (‘Papá, Mamá ¿echamos a volar la cometa? ¿cocinamos juntos? ¿organizamos una excursión para hacer fotos? ¿vamos juntos al concierto? ¿me acompañas y me compras material para dibujar? ¿visitamos juntos la última exposición de pintura?…).

SI, PERO NOSOTROS LOS PADRES TAMBIEN NECESITAMOS VACACIONES….. o al menos momentos para relajarnos y descansar. Por supuesto. Recurramos cuando sea necesario y posible a amigos, familiares, que nos puedan ayudar. Nosotros también necesitaremos un plan. Para ello habrá que prepararse, calcular los momentos idóneos, dedicarlos verdaderamente a descansar.

Nosotros, más que nadie, tenemos que mantener un espíritu positivo, liviano, con buen humor para que las vacaciones también supongan un aprendizaje distinto al que nuestros hijos adquieren en el colegio.

Os propongo que nos hagamos las siguientes preguntas para cumplir con nuestro propósito:

¿Que es lo que vamos a querer descubrir con nuestros hijos?

¿Que nuevos planes nos podemos inventar?

¿Que nos gustaría que aprendieran?

¿Con que recuerdos queremos que se queden?

¿Como vamos a verificar que les estamos ayudando a madurar?

¿Que valores nuevos podriamos practicar con ellos?

VACACIONES …SI!!  ¡FELIZ VERANO!

Category: Vacaciones  Tags: , , ,  Comments off