Reposition post: “Anécdotas de viaje”

Anécdotas de viaje

Ya veis que estoy como loca pensando en vacaciones y viajes. Como este año no va a haber viaje, me vienen a la mente muchos recuerdos de viajes, anécdotas y momentos de risa.
Me gustaría, si os apetece, y a los que todavía estáis por aquí, recopilar anécdotas de vuestros viajes, así los que todavía trabajamos nos pasamos un ratito divertido. En mi entrada de aeropuertos ya expliqué alguna anécdota y a medida que me acuerde os iré poniendo.
- Un fin de semana fuimos a ver a mi prima a Londres, al volver el domingo, teníamos que coger un autobús porque no estábamos en el mismo Londres, teníamos que llegar con algo de tiempo y embarcar. Pues por suerte que yo no trabajaba al día siguiente! se ve que ese fin de semana no sé que era, alguna fiesta o algo, porque encontramos un tráfico increíble, no nos movíamos! llegamos tarde más de una hora, era el último vuelo del día, intentamos cambiar de compañía, informarnos de otros aeropuertos, pero nada. Así que probamos el suelo del aeropuerto aquella noche! es increíble la cantidad de gente que duerme en los aeropuertos. Bueno, si tienes mucho sueño duermes, pero si no, entre ronquidos, movimiento y demás no pegas ojo!
- Estando de viaje en Florida, nos regalaban unas entradas para uno de los parques sólo por asistir a una explicación! levantate pronto, coge un autobús, y resulta que era una reunión de esas que te intentan convencer para que compres algo, y era para comprar una multipropiedad! en Florida? pero de que vas? perdimos una mañana pero disfrutamos de las entradas, mi padre le dijo que si ya nos podíamos ir que no nos interesaba, porque además te cogían por banda para intentar convencerte.
- Los que han podido estar en Los Ángeles me entenderán mejor, pero os pongo en antecedentes a todos. Los Ángeles es una ciudad que necesitas coche para todo, para cualquier desplazamiento, además de ser una ciudad muy larga, o eso me pareció. Estando por la zona de las estrellas en el suelo, no hay casi nada, menos en la zona del Teatro, cuanto más te alejas, más miseria, más gente con bolsas de basura, y menos tiendas, ni nada…Estando por ahí, se nos hizo la hora de comer, así que buscamos algún sitio, pues no encontrábamos nada! al final nos metimos en una calle, y cual es nuestra sorpresa cuando nos metemos en un restaurante, estaban casi cerrando la cocina, pero nos atendieron muy amables, y el propietario estubo viviendo en España muchos años y conoció a Kubala. Pudimos comer una tortilla deliciosa, a parte de más cosas, que mi padre anhelaba porque estaba hasta las narices de días a base de hamburguesas y hot dogs!
- Esta es una chorrada de anécdota pero me hizo mucha gracia. Estando de viaje con la universidad en Berlín, ibamos el grupito de amigas en nuestra tarde libre corriendo para coger el metro, y justo se cerraron las puertas cuando acababamos de entrar, uf! “casi me da algo!” digo yo, y oigo “que no te de, mujer!” anda un español! que gracia me hizo.

Category: Vacaciones  Tags: , , ,
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.