¡Sorpresa!

Lo sé. Hay exceso de grasa y falta de ropa en esta foto, pero la playa, amigos míos, amerita este tipo de sobrantes y faltantes.

Mientras más disfrutábamos del agradable baño, con tanto calor que anuncia ya el verano cubano, llegaron Carlos Alberto- mi Carlos Alberto- y Olgui, a visitarnos, de sorpresa, como acostumbra a hacer el gordo más bello de mi vida.

Fue rápido, de apaga fuego, como también acostumbra a hacer, pero fue buena. Desde bastante tiempo atrás ya extrañaba sus nalgadas y sus pellizcos, sus besos apretados y sus dicharachos.

Como siempre, él me conoció a la distancia, y yo dudé que esa ballena “panzudita” fuera mi mango; pero es así, cada familia tiene su “clase” muy especial, y no por nada, pero la clase en mi familia es de primera…

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.